Nuevas recetas

El estudio de enfermedades más grande del mundo revela los efectos reales de nuestra dieta

El estudio de enfermedades más grande del mundo revela los efectos reales de nuestra dieta

Es una de las principales causas de muerte a nivel mundial.

Publicado el 15 de septiembre de el Estudio de Carga Global de Enfermedad (GBD) reveló algunas verdades duras sobre los efectos en la salud de una mala alimentación. El estudio evaluó las tendencias de salud en 195 países y se considera "el estudio epidemiológico observacional mundial más completo hasta la fecha".

¿La conclusión más impactante? Una de cada cinco muertes en todo el mundo se puede atribuir a una mala alimentación.

La proporción de muertes causadas por enfermedades cardíacas ha aumentado en un 19 por ciento. ¿Diabetes? Un aumento del 31,1 por ciento. Glucosa en sangre alta, presión arterial alta y colesterol alto se encontraban entre los diez principales factores de riesgo para hombres y mujeres en todo el mundo.

Todos estos factores de riesgo y enfermedades tienen una cosa en común: se relacionan con una mala alimentación. Y aunque la ciencia aún no ha concluido los detalles de cómo sería una mejor dieta, las dietas bajas en granos integrales, legumbres, frutas, nueces y semillas y alto en sal estaban vinculados a más de estas muertes.

Sin embargo, en general, las cosas no se ven tan sombrías. El estudio concluyó que la esperanza de vida promedio sigue aumentando para el ciudadano global promedio y que ha habido un gran progreso en la lucha contra enfermedades como la malaria y otras causas de mortalidad infantil. Solo tenemos que trabajar para comer un poco más saludable.

El director del estudio, el Dr. Christopher Murray, concluyó que la mala alimentación, los conflictos armados y las enfermedades mentales eran los tres factores más importantes que suprimían la esperanza de vida en todo el mundo. Se prevé que la tríada de desafíos será la más difícil de superar en los próximos años.

"Debería haber un foro mundial donde se discutan estos resultados y sus implicaciones políticas", los investigadores del estudio sugirieron. Etiopía, Nepal, Níger y varias otras naciones del tercer mundo superaron las expectativas de salud por su estado socioeconómico - un aspecto intrigante de los resultados de los investigadores. Esperan encontrar algunas respuestas en las investigaciones en los próximos años. Para algunas preguntas que encontramos las respuestas a este año, haga clic aquí.


Las malas dietas matan a más personas en todo el mundo que el tabaco, encuentra un estudio

Las dietas poco saludables son responsables de 11 millones de muertes evitables en todo el mundo por año, más incluso que fumar tabaco, según un importante estudio.

Pero el mayor problema no es la basura que comemos, sino los alimentos nutritivos que no comemos, dicen los investigadores, que piden un cambio global en la política para promover las verduras, frutas, nueces y legumbres.

Si bien el azúcar y las grasas trans son dañinas, más muertes son causadas por la ausencia de alimentos saludables en nuestra dieta, encontró el estudio.

La investigación es parte del estudio Global Burden of Disease del Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME) en Seattle, publicado en la revista médica Lancet.

Los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares son las principales causas de muerte relacionadas con la dieta, seguidas de los cánceres y la diabetes tipo 2, dicen los investigadores.

El estudio encontró que comer y beber mejor podría prevenir una de cada cinco muertes en todo el mundo. Aunque las dietas varían de un país a otro, comer muy pocas frutas y verduras y demasiado sodio (sal) representó la mitad de todas las muertes y dos tercios de los años de discapacidad atribuibles a la dieta.

“Nuestros hallazgos muestran que una dieta subóptima es responsable de más muertes que cualquier otro riesgo a nivel mundial, incluido el tabaquismo, lo que destaca la necesidad urgente de mejorar la dieta humana en todas las naciones”, escriben.

En lugar de tratar de persuadir a las personas para que reduzcan el consumo de azúcar, sal y grasas, que ha sido "el foco principal del debate sobre políticas dietéticas en las últimas dos décadas", sería mejor promover opciones saludables, dicen.

“Generalmente, en la vida real, las personas hacen sustituciones. Cuando aumentan el consumo de algo, disminuyen el consumo de otras cosas ”, dijo el Dr. Ashkan Afshin del IHME, el autor principal.

Los países que tienen una dieta principalmente mediterránea consumen más frutas, verduras, nueces y legumbres, dijo Afshin, y mencionó al Líbano, Israel e Irán entre los de mejor desempeño. “Pero ningún país tiene un nivel óptimo de consumo de todos los alimentos saludables. Incluso en países que tienen una dieta mediterránea, la ingesta actual de muchos otros factores dietéticos no es óptima ".

El documento es el análisis más completo jamás realizado sobre los efectos de la dieta en la salud, dice el IHME.

Analizó 15 nutrientes diferentes, algunos buenos para la salud y otros no tan buenos. Los principales factores de riesgo fueron comer demasiada sal y muy pocos cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas, verduras y ácidos grasos omega-3 de los mariscos. Otros factores de riesgo considerados fueron el consumo alto de carnes rojas y procesadas y bebidas azucaradas, bajo consumo de leche y bajo contenido de fibra.

Las dietas deficientes fueron responsables de 10,9 millones de muertes, o el 22% de todas las muertes entre los adultos en 2017. Las enfermedades cardiovasculares fueron la principal causa, seguida de los cánceres y la diabetes. Casi la mitad, el 45%, estaban en personas menores de 70 años.

El tabaco se asoció con 8 millones de muertes y la presión arterial alta se relacionó con 10,4 millones de muertes.

Israel tuvo la tasa más baja de muertes relacionadas con la dieta, 89 por cada 100.000 personas, seguido de Francia, España y Japón. El Reino Unido ocupó el puesto 23, con 127 muertes relacionadas con la dieta por cada 100.000 y los Estados Unidos ocupó el puesto 43 con 171. Uzbekistán fue el último, con 892.

El profesor Walter Willett de la Universidad de Harvard, coautor del estudio, dijo que los hallazgos eran consistentes con un análisis publicado recientemente sobre los beneficios para la salud cardiovascular de reemplazar la carne roja con fuentes vegetales de proteínas.

“La adopción de dietas que hagan hincapié en los alimentos de soya, los frijoles y otras fuentes vegetales saludables de proteína tendrá importantes beneficios para la salud humana y planetaria”, dijo.

Tom Sanders, profesor emérito de nutrición y dietética en el King's College de Londres, dijo que el análisis pone demasiado énfasis en los componentes individuales en lugar de la dieta en general. “La obesidad es un factor importante para el riesgo de diabetes tipo 2, así como de cáncer, y la evidencia de salud de esta relación es sólida. La obesidad es causada por ingerir más energía alimentaria de la necesaria en lugar de componentes dietéticos específicos como el azúcar. La tendencia de las poblaciones a volverse cada vez más sedentarias es una de las principales razones por las que existe un desequilibrio entre la ingesta y el gasto de energía, pero una mayor disponibilidad de alimentos con una alta densidad energética (más calorías / gramo) hace que sea demasiado fácil comer en exceso ".

El Dr. Christopher Murray, director del IHME y uno de los autores, dijo: “Este estudio afirma lo que muchos han pensado durante varios años: que una mala alimentación es responsable de más muertes que cualquier otro factor de riesgo en el mundo.

“Si bien el sodio, el azúcar y las grasas han sido el foco de los debates sobre políticas en las últimas dos décadas, nuestra evaluación sugiere que los principales factores de riesgo dietético son la alta ingesta de sodio o la baja ingesta de alimentos saludables, como cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas y hortalizas. El documento también destaca la necesidad de intervenciones integrales para promover la producción, distribución y consumo de alimentos saludables en todas las naciones ”.


Las malas dietas matan a más personas en todo el mundo que el tabaco, encuentra un estudio

Las dietas poco saludables son responsables de 11 millones de muertes evitables en todo el mundo por año, más incluso que fumar tabaco, según un importante estudio.

Pero el mayor problema no es la basura que comemos, sino los alimentos nutritivos que no comemos, dicen los investigadores, que piden un cambio global en la política para promover las verduras, frutas, nueces y legumbres.

Si bien el azúcar y las grasas trans son dañinas, más muertes son causadas por la ausencia de alimentos saludables en nuestra dieta, encontró el estudio.

La investigación es parte del estudio Global Burden of Disease del Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME) en Seattle, publicado en la revista médica Lancet.

Los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares son las principales causas de muerte relacionadas con la dieta, seguidas de los cánceres y la diabetes tipo 2, dicen los investigadores.

El estudio encontró que comer y beber mejor podría prevenir una de cada cinco muertes en todo el mundo. Aunque las dietas varían de un país a otro, comer muy pocas frutas y verduras y demasiado sodio (sal) representó la mitad de todas las muertes y dos tercios de los años de discapacidad atribuibles a la dieta.

“Nuestros hallazgos muestran que una dieta subóptima es responsable de más muertes que cualquier otro riesgo a nivel mundial, incluido el tabaquismo, lo que destaca la necesidad urgente de mejorar la dieta humana en todas las naciones”, escriben.

En lugar de tratar de persuadir a las personas para que reduzcan el consumo de azúcar, sal y grasas, que ha sido "el foco principal del debate sobre políticas dietéticas en las últimas dos décadas", sería mejor promover opciones saludables, dicen.

“Generalmente, en la vida real, las personas hacen sustituciones. Cuando aumentan el consumo de algo, disminuyen el consumo de otras cosas ”, dijo el Dr. Ashkan Afshin del IHME, el autor principal.

Los países que tienen una dieta principalmente mediterránea consumen más frutas, verduras, nueces y legumbres, dijo Afshin, y mencionó al Líbano, Israel e Irán entre los de mejor desempeño. “Pero ningún país tiene un nivel óptimo de consumo de todos los alimentos saludables. Incluso en países que tienen una dieta mediterránea, la ingesta actual de muchos otros factores dietéticos no es óptima ".

El documento es el análisis más completo jamás realizado sobre los efectos de la dieta en la salud, dice el IHME.

Analizó 15 nutrientes diferentes, algunos buenos para la salud y otros no tan buenos. Los principales factores de riesgo fueron comer demasiada sal y muy pocos cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas, verduras y ácidos grasos omega-3 de los mariscos. Otros factores de riesgo considerados fueron el consumo alto de carnes rojas y procesadas y bebidas azucaradas, bajo consumo de leche y bajo contenido de fibra.

Las dietas deficientes fueron responsables de 10,9 millones de muertes, o el 22% de todas las muertes entre los adultos en 2017. Las enfermedades cardiovasculares fueron la principal causa, seguida de los cánceres y la diabetes. Casi la mitad, el 45%, estaban en personas menores de 70 años.

El tabaco se asoció con 8 millones de muertes y la presión arterial alta se relacionó con 10,4 millones de muertes.

Israel tuvo la tasa más baja de muertes relacionadas con la dieta, 89 por cada 100.000 personas, seguido de Francia, España y Japón. El Reino Unido ocupó el puesto 23, con 127 muertes relacionadas con la dieta por cada 100.000 y los Estados Unidos ocupó el puesto 43 con 171. Uzbekistán fue el último, con 892.

El profesor Walter Willett de la Universidad de Harvard, coautor del estudio, dijo que los hallazgos eran consistentes con un análisis publicado recientemente sobre los beneficios para la salud cardiovascular de reemplazar la carne roja con fuentes vegetales de proteínas.

“La adopción de dietas que hagan hincapié en los alimentos de soya, los frijoles y otras fuentes vegetales saludables de proteína tendrá importantes beneficios para la salud humana y planetaria”, dijo.

Tom Sanders, profesor emérito de nutrición y dietética en el King's College de Londres, dijo que el análisis pone demasiado énfasis en los componentes individuales en lugar de la dieta en general. “La obesidad es un factor importante para el riesgo de diabetes tipo 2, así como de cáncer, y la evidencia de salud de esta relación es sólida. La obesidad es causada por ingerir más energía alimentaria de la necesaria en lugar de componentes dietéticos específicos como el azúcar. La tendencia de las poblaciones a volverse cada vez más sedentarias es una de las principales razones por las que existe un desequilibrio entre la ingesta y el gasto de energía, pero una mayor disponibilidad de alimentos con una alta densidad energética (más calorías / gramo) hace que sea demasiado fácil comer en exceso ".

El Dr. Christopher Murray, director del IHME y uno de los autores, dijo: “Este estudio afirma lo que muchos han pensado durante varios años: que una mala alimentación es responsable de más muertes que cualquier otro factor de riesgo en el mundo.

“Si bien el sodio, el azúcar y las grasas han sido el foco de los debates sobre políticas en las últimas dos décadas, nuestra evaluación sugiere que los principales factores de riesgo dietético son la alta ingesta de sodio o la baja ingesta de alimentos saludables, como cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas y hortalizas. El documento también destaca la necesidad de intervenciones integrales para promover la producción, distribución y consumo de alimentos saludables en todas las naciones ”.


Las malas dietas matan a más personas en todo el mundo que el tabaco, encuentra un estudio

Las dietas poco saludables son responsables de 11 millones de muertes evitables en todo el mundo por año, más incluso que fumar tabaco, según un importante estudio.

Pero el mayor problema no es la basura que comemos, sino los alimentos nutritivos que no comemos, dicen los investigadores, que piden un cambio global en la política para promover las verduras, frutas, nueces y legumbres.

Si bien el azúcar y las grasas trans son dañinas, más muertes son causadas por la ausencia de alimentos saludables en nuestra dieta, encontró el estudio.

La investigación es parte del estudio Global Burden of Disease del Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME) en Seattle, publicado en la revista médica Lancet.

Los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares son las principales causas de muerte relacionadas con la dieta, seguidas de los cánceres y la diabetes tipo 2, dicen los investigadores.

El estudio encontró que comer y beber mejor podría prevenir una de cada cinco muertes en todo el mundo. Aunque las dietas varían de un país a otro, comer muy pocas frutas y verduras y demasiado sodio (sal) representó la mitad de todas las muertes y dos tercios de los años de discapacidad atribuibles a la dieta.

“Nuestros hallazgos muestran que una dieta subóptima es responsable de más muertes que cualquier otro riesgo a nivel mundial, incluido el tabaquismo, lo que destaca la necesidad urgente de mejorar la dieta humana en todas las naciones”, escriben.

En lugar de tratar de persuadir a la gente para que reduzca el consumo de azúcar, sal y grasas, que ha sido “el foco principal del debate sobre políticas dietéticas en las últimas dos décadas”, sería mejor promover opciones saludables, dicen.

“Generalmente, en la vida real, las personas hacen sustituciones. Cuando aumentan el consumo de algo, disminuyen el consumo de otras cosas ”, dijo el Dr. Ashkan Afshin del IHME, el autor principal.

Los países que tienen una dieta principalmente mediterránea consumen más frutas, verduras, nueces y legumbres, dijo Afshin, y mencionó al Líbano, Israel e Irán entre los de mejor desempeño. “Pero ningún país tiene un nivel óptimo de consumo de todos los alimentos saludables. Incluso en países que tienen una dieta mediterránea, la ingesta actual de muchos otros factores dietéticos no es óptima ".

El documento es el análisis más completo jamás realizado sobre los efectos de la dieta en la salud, dice el IHME.

Analizó 15 nutrientes diferentes, algunos buenos para la salud y otros no tan buenos. Los principales factores de riesgo fueron comer demasiada sal y muy pocos cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas, verduras y ácidos grasos omega-3 de los mariscos. Otros factores de riesgo considerados fueron el consumo alto de carnes rojas y procesadas y bebidas azucaradas, bajo consumo de leche y bajo contenido de fibra.

Las dietas deficientes fueron responsables de 10,9 millones de muertes, o el 22% de todas las muertes entre los adultos en 2017. Las enfermedades cardiovasculares fueron la principal causa, seguida de los cánceres y la diabetes. Casi la mitad, el 45%, estaban en personas menores de 70 años.

El tabaco se asoció con 8 millones de muertes y la presión arterial alta se relacionó con 10,4 millones de muertes.

Israel tuvo la tasa más baja de muertes relacionadas con la dieta, 89 por cada 100.000 personas, seguido de Francia, España y Japón. El Reino Unido ocupó el puesto 23, con 127 muertes relacionadas con la dieta por cada 100.000 y los Estados Unidos ocupó el puesto 43 con 171. Uzbekistán fue el último, con 892.

El profesor Walter Willett de la Universidad de Harvard, coautor del estudio, dijo que los hallazgos eran consistentes con un análisis publicado recientemente sobre los beneficios para la salud cardiovascular de reemplazar la carne roja con fuentes vegetales de proteínas.

“La adopción de dietas que hagan hincapié en los alimentos de soya, los frijoles y otras fuentes vegetales saludables de proteínas tendrá importantes beneficios para la salud humana y planetaria”, dijo.

Tom Sanders, profesor emérito de nutrición y dietética en el King's College de Londres, dijo que el análisis pone demasiado énfasis en los componentes individuales en lugar de la dieta en general. “La obesidad es un factor importante para el riesgo de diabetes tipo 2, así como de cáncer, y la evidencia de salud de esta relación es sólida. La obesidad es causada por ingerir más energía alimentaria de la necesaria en lugar de componentes dietéticos específicos como el azúcar. La tendencia de las poblaciones a volverse cada vez más sedentarias es una de las principales razones por las que existe un desequilibrio entre la ingesta y el gasto de energía, pero una mayor disponibilidad de alimentos con una alta densidad energética (más calorías / gramo) hace que sea demasiado fácil comer en exceso ".

El Dr. Christopher Murray, director del IHME y uno de los autores, dijo: “Este estudio afirma lo que muchos han pensado durante varios años: que una mala alimentación es responsable de más muertes que cualquier otro factor de riesgo en el mundo.

“Si bien el sodio, el azúcar y las grasas han sido el foco de los debates sobre políticas en las últimas dos décadas, nuestra evaluación sugiere que los principales factores de riesgo dietético son la alta ingesta de sodio o la baja ingesta de alimentos saludables, como cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas y hortalizas. El documento también destaca la necesidad de intervenciones integrales para promover la producción, distribución y consumo de alimentos saludables en todas las naciones ”.


Las malas dietas matan a más personas en todo el mundo que el tabaco, encuentra un estudio

Las dietas poco saludables son responsables de 11 millones de muertes evitables en todo el mundo por año, más incluso que fumar tabaco, según un importante estudio.

Pero el mayor problema no es la basura que comemos, sino los alimentos nutritivos que no comemos, dicen los investigadores, que piden un cambio global en la política para promover las verduras, frutas, nueces y legumbres.

Si bien el azúcar y las grasas trans son dañinas, más muertes son causadas por la ausencia de alimentos saludables en nuestra dieta, encontró el estudio.

La investigación es parte del estudio Global Burden of Disease del Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME) en Seattle, publicado en la revista médica Lancet.

Los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares son las principales causas de muerte relacionadas con la dieta, seguidas de los cánceres y la diabetes tipo 2, dicen los investigadores.

El estudio encontró que comer y beber mejor podría prevenir una de cada cinco muertes en todo el mundo. Aunque las dietas varían de un país a otro, comer muy pocas frutas y verduras y demasiado sodio (sal) representó la mitad de todas las muertes y dos tercios de los años de discapacidad atribuibles a la dieta.

“Nuestros hallazgos muestran que una dieta subóptima es responsable de más muertes que cualquier otro riesgo a nivel mundial, incluido el tabaquismo, lo que destaca la necesidad urgente de mejorar la dieta humana en todas las naciones”, escriben.

En lugar de tratar de persuadir a las personas para que reduzcan el consumo de azúcar, sal y grasas, que ha sido "el foco principal del debate sobre políticas dietéticas en las últimas dos décadas", sería mejor promover opciones saludables, dicen.

“Generalmente, en la vida real, las personas hacen sustituciones. Cuando aumentan el consumo de algo, disminuyen el consumo de otras cosas ”, dijo el Dr. Ashkan Afshin del IHME, el autor principal.

Los países que tienen una dieta principalmente mediterránea consumen más frutas, verduras, nueces y legumbres, dijo Afshin, y mencionó al Líbano, Israel e Irán entre los de mejor desempeño. “Pero ningún país tiene un nivel óptimo de consumo de todos los alimentos saludables. Incluso en países que tienen una dieta mediterránea, la ingesta actual de muchos otros factores dietéticos no es óptima ".

El documento es el análisis más completo jamás realizado sobre los efectos de la dieta en la salud, dice el IHME.

Analizó 15 nutrientes diferentes, algunos buenos para la salud y otros no tan buenos. Los principales factores de riesgo fueron comer demasiada sal y muy pocos cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas, verduras y ácidos grasos omega-3 de los mariscos. Otros factores de riesgo considerados fueron el consumo alto de carnes rojas y procesadas y bebidas azucaradas, bajo consumo de leche y bajo contenido de fibra.

Las dietas deficientes fueron responsables de 10,9 millones de muertes, o el 22% de todas las muertes entre los adultos en 2017. Las enfermedades cardiovasculares fueron la principal causa, seguida de los cánceres y la diabetes. Casi la mitad, el 45%, estaban en personas menores de 70 años.

El tabaco se asoció con 8 millones de muertes y la presión arterial alta se relacionó con 10,4 millones de muertes.

Israel tuvo la tasa más baja de muertes relacionadas con la dieta, 89 por cada 100.000 personas, seguido de Francia, España y Japón. El Reino Unido ocupó el puesto 23, con 127 muertes relacionadas con la dieta por cada 100.000 y los Estados Unidos ocupó el puesto 43 con 171. Uzbekistán fue el último, con 892.

El profesor Walter Willett de la Universidad de Harvard, coautor del estudio, dijo que los hallazgos eran consistentes con un análisis publicado recientemente sobre los beneficios para la salud cardiovascular de reemplazar la carne roja con fuentes vegetales de proteínas.

“La adopción de dietas que hagan hincapié en los alimentos de soya, los frijoles y otras fuentes vegetales saludables de proteína tendrá importantes beneficios para la salud humana y planetaria”, dijo.

Tom Sanders, profesor emérito de nutrición y dietética en el King's College de Londres, dijo que el análisis pone demasiado énfasis en los componentes individuales en lugar de la dieta en general. “La obesidad es un factor importante para el riesgo de diabetes tipo 2, así como de cáncer, y la evidencia de salud de esta relación es sólida. La obesidad es causada por ingerir más energía alimentaria de la necesaria en lugar de componentes dietéticos específicos como el azúcar. La tendencia de las poblaciones a volverse cada vez más sedentarias es una de las principales razones por las que existe un desequilibrio entre la ingesta y el gasto de energía, pero una mayor disponibilidad de alimentos con una alta densidad energética (más calorías / gramo) hace que sea demasiado fácil comer en exceso ".

El Dr. Christopher Murray, director del IHME y uno de los autores, dijo: “Este estudio afirma lo que muchos han pensado durante varios años: que una mala alimentación es responsable de más muertes que cualquier otro factor de riesgo en el mundo.

“Si bien el sodio, el azúcar y las grasas han sido el foco de los debates sobre políticas en las últimas dos décadas, nuestra evaluación sugiere que los principales factores de riesgo dietético son la alta ingesta de sodio o la baja ingesta de alimentos saludables, como cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas y hortalizas. El documento también destaca la necesidad de intervenciones integrales para promover la producción, distribución y consumo de alimentos saludables en todas las naciones ”.


Las malas dietas matan a más personas en todo el mundo que el tabaco, encuentra un estudio

Las dietas poco saludables son responsables de 11 millones de muertes evitables en todo el mundo por año, más incluso que fumar tabaco, según un importante estudio.

Pero el mayor problema no es la basura que comemos, sino los alimentos nutritivos que no comemos, dicen los investigadores, que piden un cambio global en la política para promover las verduras, frutas, nueces y legumbres.

Si bien el azúcar y las grasas trans son dañinas, más muertes son causadas por la ausencia de alimentos saludables en nuestra dieta, encontró el estudio.

La investigación es parte del estudio Global Burden of Disease del Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME) en Seattle, publicado en la revista médica Lancet.

Los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares son las principales causas de muerte relacionadas con la dieta, seguidas de los cánceres y la diabetes tipo 2, dicen los investigadores.

El estudio encontró que comer y beber mejor podría prevenir una de cada cinco muertes en todo el mundo. Aunque las dietas varían de un país a otro, comer muy pocas frutas y verduras y demasiado sodio (sal) representó la mitad de todas las muertes y dos tercios de los años de discapacidad atribuibles a la dieta.

“Nuestros hallazgos muestran que una dieta subóptima es responsable de más muertes que cualquier otro riesgo a nivel mundial, incluido el tabaquismo, lo que destaca la necesidad urgente de mejorar la dieta humana en todas las naciones”, escriben.

En lugar de tratar de persuadir a las personas para que reduzcan el consumo de azúcar, sal y grasas, que ha sido "el foco principal del debate sobre políticas dietéticas en las últimas dos décadas", sería mejor promover opciones saludables, dicen.

“Generalmente, en la vida real, las personas hacen sustituciones. Cuando aumentan el consumo de algo, disminuyen el consumo de otras cosas ”, dijo el Dr. Ashkan Afshin del IHME, el autor principal.

Los países que tienen una dieta principalmente mediterránea consumen más frutas, verduras, nueces y legumbres, dijo Afshin, y mencionó al Líbano, Israel e Irán entre los de mejor desempeño. “Pero ningún país tiene un nivel óptimo de consumo de todos los alimentos saludables. Incluso en países que tienen una dieta mediterránea, la ingesta actual de muchos otros factores dietéticos no es óptima ".

El documento es el análisis más completo jamás realizado sobre los efectos de la dieta en la salud, dice el IHME.

Analizó 15 nutrientes diferentes, algunos buenos para la salud y otros no tan buenos. Los principales factores de riesgo fueron comer demasiada sal y muy pocos cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas, verduras y ácidos grasos omega-3 de los mariscos. Otros factores de riesgo considerados fueron el consumo alto de carnes rojas y procesadas y bebidas azucaradas, bajo consumo de leche y bajo contenido de fibra.

Las dietas deficientes fueron responsables de 10,9 millones de muertes, o el 22% de todas las muertes entre los adultos en 2017. Las enfermedades cardiovasculares fueron la principal causa, seguida de los cánceres y la diabetes. Casi la mitad, el 45%, estaban en personas menores de 70 años.

El tabaco se asoció con 8 millones de muertes y la presión arterial alta se relacionó con 10,4 millones de muertes.

Israel tuvo la tasa más baja de muertes relacionadas con la dieta, 89 por cada 100.000 personas, seguido de Francia, España y Japón. El Reino Unido ocupó el puesto 23, con 127 muertes relacionadas con la dieta por cada 100.000 y los Estados Unidos ocupó el puesto 43 con 171. Uzbekistán fue el último, con 892.

El profesor Walter Willett de la Universidad de Harvard, coautor del estudio, dijo que los hallazgos eran consistentes con un análisis publicado recientemente sobre los beneficios para la salud cardiovascular de reemplazar la carne roja con fuentes vegetales de proteínas.

“La adopción de dietas que hagan hincapié en los alimentos de soya, los frijoles y otras fuentes vegetales saludables de proteínas tendrá importantes beneficios para la salud humana y planetaria”, dijo.

Tom Sanders, profesor emérito de nutrición y dietética en el King's College de Londres, dijo que el análisis pone demasiado énfasis en los componentes individuales en lugar de la dieta en general. “La obesidad es un factor importante para el riesgo de diabetes tipo 2, así como de cáncer, y la evidencia de salud de esta relación es sólida. La obesidad es causada por ingerir más energía alimentaria de la necesaria en lugar de componentes dietéticos específicos como el azúcar. La tendencia de las poblaciones a volverse cada vez más sedentarias es una de las principales razones por las que existe un desequilibrio entre la ingesta y el gasto de energía, pero una mayor disponibilidad de alimentos con una alta densidad energética (más calorías / gramo) hace que sea demasiado fácil comer en exceso ".

El Dr. Christopher Murray, director del IHME y uno de los autores, dijo: “Este estudio afirma lo que muchos han pensado durante varios años: que una mala alimentación es responsable de más muertes que cualquier otro factor de riesgo en el mundo.

“Si bien el sodio, el azúcar y las grasas han sido el foco de los debates sobre políticas en las últimas dos décadas, nuestra evaluación sugiere que los principales factores de riesgo dietético son la alta ingesta de sodio o la baja ingesta de alimentos saludables, como cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas y hortalizas. El documento también destaca la necesidad de intervenciones integrales para promover la producción, distribución y consumo de alimentos saludables en todas las naciones ”.


Las malas dietas matan a más personas en todo el mundo que el tabaco, encuentra un estudio

Las dietas poco saludables son responsables de 11 millones de muertes evitables en todo el mundo por año, más incluso que fumar tabaco, según un importante estudio.

Pero el mayor problema no es la basura que comemos, sino los alimentos nutritivos que no comemos, dicen los investigadores, que piden un cambio global en la política para promover las verduras, frutas, nueces y legumbres.

Si bien el azúcar y las grasas trans son dañinas, más muertes son causadas por la ausencia de alimentos saludables en nuestra dieta, encontró el estudio.

La investigación es parte del estudio Global Burden of Disease del Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME) en Seattle, publicado en la revista médica Lancet.

Los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares son las principales causas de muerte relacionadas con la dieta, seguidas de los cánceres y la diabetes tipo 2, dicen los investigadores.

El estudio encontró que comer y beber mejor podría prevenir una de cada cinco muertes en todo el mundo. Aunque las dietas varían de un país a otro, comer muy pocas frutas y verduras y demasiado sodio (sal) representó la mitad de todas las muertes y dos tercios de los años de discapacidad atribuibles a la dieta.

“Nuestros hallazgos muestran que una dieta subóptima es responsable de más muertes que cualquier otro riesgo a nivel mundial, incluido el tabaquismo, lo que destaca la necesidad urgente de mejorar la dieta humana en todas las naciones”, escriben.

En lugar de tratar de persuadir a las personas para que reduzcan el consumo de azúcar, sal y grasas, que ha sido "el foco principal del debate sobre políticas dietéticas en las últimas dos décadas", sería mejor promover opciones saludables, dicen.

“Generalmente, en la vida real, las personas hacen sustituciones. Cuando aumentan el consumo de algo, disminuyen el consumo de otras cosas ”, dijo el Dr. Ashkan Afshin del IHME, el autor principal.

Los países que tienen una dieta principalmente mediterránea consumen más frutas, verduras, nueces y legumbres, dijo Afshin, y mencionó al Líbano, Israel e Irán entre los de mejor desempeño. “Pero ningún país tiene un nivel óptimo de consumo de todos los alimentos saludables. Incluso en países que tienen una dieta mediterránea, la ingesta actual de muchos otros factores dietéticos no es óptima ".

El documento es el análisis más completo jamás realizado sobre los efectos de la dieta en la salud, dice el IHME.

Analizó 15 nutrientes diferentes, algunos buenos para la salud y otros no tan buenos. Los principales factores de riesgo fueron comer demasiada sal y muy pocos cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas, verduras y ácidos grasos omega-3 de los mariscos. Otros factores de riesgo considerados fueron el consumo alto de carnes rojas y procesadas y bebidas azucaradas, bajo consumo de leche y bajo contenido de fibra.

Las dietas deficientes fueron responsables de 10,9 millones de muertes, o el 22% de todas las muertes entre los adultos en 2017. Las enfermedades cardiovasculares fueron la principal causa, seguida de los cánceres y la diabetes. Casi la mitad, el 45%, estaban en personas menores de 70 años.

El tabaco se asoció con 8 millones de muertes y la presión arterial alta se relacionó con 10,4 millones de muertes.

Israel tuvo la tasa más baja de muertes relacionadas con la dieta, 89 por cada 100.000 personas, seguido de Francia, España y Japón. El Reino Unido ocupó el puesto 23, con 127 muertes relacionadas con la dieta por cada 100.000 y los Estados Unidos ocupó el puesto 43 con 171. Uzbekistán fue el último, con 892.

El profesor Walter Willett de la Universidad de Harvard, coautor del estudio, dijo que los hallazgos eran consistentes con un análisis publicado recientemente sobre los beneficios para la salud cardiovascular de reemplazar la carne roja con fuentes vegetales de proteínas.

“La adopción de dietas que hagan hincapié en los alimentos de soya, los frijoles y otras fuentes vegetales saludables de proteínas tendrá importantes beneficios para la salud humana y planetaria”, dijo.

Tom Sanders, a professor emeritus of nutrition and dietetics at King’s College London, said the analysis put too much emphasis on individual components rather than the overall diet. “Obesity is a major driver for risk of type 2 diabetes as well as cancer and the health evidence for this relationship is strong. Obesity is caused by eating more food energy than required rather than specific dietary components such as sugar. The trend for populations to become increasingly sedentary is a major reason why there is an imbalance between energy intake and expenditure but increased availability of foods with a high energy density (more calories/gram) makes it too easy to overeat.”

Dr Christopher Murray, a director of the IHME and one of the authors, said: “This study affirms what many have thought for several years – that poor diet is responsible for more deaths than any other risk factor in the world.

“While sodium, sugar, and fat have been the focus of policy debates over the past two decades, our assessment suggests the leading dietary risk factors are high intake of sodium, or low intake of healthy foods, such as whole grains, fruit, nuts and seeds, and vegetables. The paper also highlights the need for comprehensive interventions to promote the production, distribution, and consumption of healthy foods across all nations.”


Bad diets killing more people globally than tobacco, study finds

Unhealthy diets are responsible for 11m preventable deaths globally per year, more even than smoking tobacco, according to a major study.

But the biggest problem is not the junk we eat but the nutritious food we don’t eat, say researchers, calling for a global shift in policy to promote vegetables, fruit, nuts and legumes.

While sugar and trans-fats are harmful, more deaths are caused by the absence of healthy foods in our diet, the study found.

The research is part of the Global Burden of Disease study by the Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME) in Seattle, published in the Lancet medical journal.

Heart attacks and strokes are the main diet-related causes of death, followed by cancers and type 2 diabetes, say researchers.

The study found that eating and drinking better could prevent one in five deaths around the world. Although diets vary from one country to another, eating too few fruits and vegetables and too much sodium (salt) accounted for half of all deaths and two-thirds of the years of disability attributable to diet.

“Our findings show that suboptimal diet is responsible for more deaths than any other risks globally, including tobacco smoking, highlighting the urgent need for improving human diet across nations,” they write.

Rather than trying to persuade people to cut down on sugar, salt and fat, which has been “the main focus of of diet policy debate in the past two decades”, it would be better to promote healthy options, they say.

“Generally in real life people do substitution. When they increase the consumption of something, they decrease the consumption of other things,” said Dr Ashkan Afshin of the IHME, the lead author.

Countries that have a mainly Mediterranean diet eat more fruit, vegetables, nuts and legumes, said Afshin, naming Lebanon, Israel and Iran among the better performers. “But no country has an optimal level of consumption of all the health foods. Even in countries that have a Mediterranean diet, the current intake of many other dietary factors is not optimal.”

The paper is the most comprehensive analysis on the health effects of diet ever conducted, says the IHME.

It looked at 15 different nutrients – some good for health and some not so good. The main risk factors were eating too much salt and too few whole grains, fruit, nuts and seeds, vegetables and omega-3 fatty acids from seafood. Other risk factors considered were consuming high levels of red and processed meat and sugary drinks, low milk consumption and low fibre.

Poor diets were responsible for 10.9m deaths, or 22% of all deaths among adults in 2017. Cardiovascular disease was the leading cause, followed by cancers and diabetes. Nearly half – 45% – were in people younger than 70.

Tobacco was associated with 8m deaths, and high blood pressure was linked to 10.4m deaths.

Israel had the lowest rate of diet-related deaths, at 89 per 100,000 people, followed by France, Spain and Japan. The UK ranked 23rd, with 127 diet-related deaths per 100,000 and the US was 43rd with 171. Uzbekistan was last, with 892.

Prof Walter Willett from Harvard University, a co-author of the study, said that the findings were consistent with a recently published analysis of the benefits for cardiovascular health of replacing red meat with plant sources of protein.

“Adoption of diets emphasising soy foods, beans and other healthy plant sources of protein will have important benefits for both human and planetary health,” he said.

Tom Sanders, a professor emeritus of nutrition and dietetics at King’s College London, said the analysis put too much emphasis on individual components rather than the overall diet. “Obesity is a major driver for risk of type 2 diabetes as well as cancer and the health evidence for this relationship is strong. Obesity is caused by eating more food energy than required rather than specific dietary components such as sugar. The trend for populations to become increasingly sedentary is a major reason why there is an imbalance between energy intake and expenditure but increased availability of foods with a high energy density (more calories/gram) makes it too easy to overeat.”

Dr Christopher Murray, a director of the IHME and one of the authors, said: “This study affirms what many have thought for several years – that poor diet is responsible for more deaths than any other risk factor in the world.

“While sodium, sugar, and fat have been the focus of policy debates over the past two decades, our assessment suggests the leading dietary risk factors are high intake of sodium, or low intake of healthy foods, such as whole grains, fruit, nuts and seeds, and vegetables. The paper also highlights the need for comprehensive interventions to promote the production, distribution, and consumption of healthy foods across all nations.”


Bad diets killing more people globally than tobacco, study finds

Unhealthy diets are responsible for 11m preventable deaths globally per year, more even than smoking tobacco, according to a major study.

But the biggest problem is not the junk we eat but the nutritious food we don’t eat, say researchers, calling for a global shift in policy to promote vegetables, fruit, nuts and legumes.

While sugar and trans-fats are harmful, more deaths are caused by the absence of healthy foods in our diet, the study found.

The research is part of the Global Burden of Disease study by the Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME) in Seattle, published in the Lancet medical journal.

Heart attacks and strokes are the main diet-related causes of death, followed by cancers and type 2 diabetes, say researchers.

The study found that eating and drinking better could prevent one in five deaths around the world. Although diets vary from one country to another, eating too few fruits and vegetables and too much sodium (salt) accounted for half of all deaths and two-thirds of the years of disability attributable to diet.

“Our findings show that suboptimal diet is responsible for more deaths than any other risks globally, including tobacco smoking, highlighting the urgent need for improving human diet across nations,” they write.

Rather than trying to persuade people to cut down on sugar, salt and fat, which has been “the main focus of of diet policy debate in the past two decades”, it would be better to promote healthy options, they say.

“Generally in real life people do substitution. When they increase the consumption of something, they decrease the consumption of other things,” said Dr Ashkan Afshin of the IHME, the lead author.

Countries that have a mainly Mediterranean diet eat more fruit, vegetables, nuts and legumes, said Afshin, naming Lebanon, Israel and Iran among the better performers. “But no country has an optimal level of consumption of all the health foods. Even in countries that have a Mediterranean diet, the current intake of many other dietary factors is not optimal.”

The paper is the most comprehensive analysis on the health effects of diet ever conducted, says the IHME.

It looked at 15 different nutrients – some good for health and some not so good. The main risk factors were eating too much salt and too few whole grains, fruit, nuts and seeds, vegetables and omega-3 fatty acids from seafood. Other risk factors considered were consuming high levels of red and processed meat and sugary drinks, low milk consumption and low fibre.

Poor diets were responsible for 10.9m deaths, or 22% of all deaths among adults in 2017. Cardiovascular disease was the leading cause, followed by cancers and diabetes. Nearly half – 45% – were in people younger than 70.

Tobacco was associated with 8m deaths, and high blood pressure was linked to 10.4m deaths.

Israel had the lowest rate of diet-related deaths, at 89 per 100,000 people, followed by France, Spain and Japan. The UK ranked 23rd, with 127 diet-related deaths per 100,000 and the US was 43rd with 171. Uzbekistan was last, with 892.

Prof Walter Willett from Harvard University, a co-author of the study, said that the findings were consistent with a recently published analysis of the benefits for cardiovascular health of replacing red meat with plant sources of protein.

“Adoption of diets emphasising soy foods, beans and other healthy plant sources of protein will have important benefits for both human and planetary health,” he said.

Tom Sanders, a professor emeritus of nutrition and dietetics at King’s College London, said the analysis put too much emphasis on individual components rather than the overall diet. “Obesity is a major driver for risk of type 2 diabetes as well as cancer and the health evidence for this relationship is strong. Obesity is caused by eating more food energy than required rather than specific dietary components such as sugar. The trend for populations to become increasingly sedentary is a major reason why there is an imbalance between energy intake and expenditure but increased availability of foods with a high energy density (more calories/gram) makes it too easy to overeat.”

Dr Christopher Murray, a director of the IHME and one of the authors, said: “This study affirms what many have thought for several years – that poor diet is responsible for more deaths than any other risk factor in the world.

“While sodium, sugar, and fat have been the focus of policy debates over the past two decades, our assessment suggests the leading dietary risk factors are high intake of sodium, or low intake of healthy foods, such as whole grains, fruit, nuts and seeds, and vegetables. The paper also highlights the need for comprehensive interventions to promote the production, distribution, and consumption of healthy foods across all nations.”


Bad diets killing more people globally than tobacco, study finds

Unhealthy diets are responsible for 11m preventable deaths globally per year, more even than smoking tobacco, according to a major study.

But the biggest problem is not the junk we eat but the nutritious food we don’t eat, say researchers, calling for a global shift in policy to promote vegetables, fruit, nuts and legumes.

While sugar and trans-fats are harmful, more deaths are caused by the absence of healthy foods in our diet, the study found.

The research is part of the Global Burden of Disease study by the Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME) in Seattle, published in the Lancet medical journal.

Heart attacks and strokes are the main diet-related causes of death, followed by cancers and type 2 diabetes, say researchers.

The study found that eating and drinking better could prevent one in five deaths around the world. Although diets vary from one country to another, eating too few fruits and vegetables and too much sodium (salt) accounted for half of all deaths and two-thirds of the years of disability attributable to diet.

“Our findings show that suboptimal diet is responsible for more deaths than any other risks globally, including tobacco smoking, highlighting the urgent need for improving human diet across nations,” they write.

Rather than trying to persuade people to cut down on sugar, salt and fat, which has been “the main focus of of diet policy debate in the past two decades”, it would be better to promote healthy options, they say.

“Generally in real life people do substitution. When they increase the consumption of something, they decrease the consumption of other things,” said Dr Ashkan Afshin of the IHME, the lead author.

Countries that have a mainly Mediterranean diet eat more fruit, vegetables, nuts and legumes, said Afshin, naming Lebanon, Israel and Iran among the better performers. “But no country has an optimal level of consumption of all the health foods. Even in countries that have a Mediterranean diet, the current intake of many other dietary factors is not optimal.”

The paper is the most comprehensive analysis on the health effects of diet ever conducted, says the IHME.

It looked at 15 different nutrients – some good for health and some not so good. The main risk factors were eating too much salt and too few whole grains, fruit, nuts and seeds, vegetables and omega-3 fatty acids from seafood. Other risk factors considered were consuming high levels of red and processed meat and sugary drinks, low milk consumption and low fibre.

Poor diets were responsible for 10.9m deaths, or 22% of all deaths among adults in 2017. Cardiovascular disease was the leading cause, followed by cancers and diabetes. Nearly half – 45% – were in people younger than 70.

Tobacco was associated with 8m deaths, and high blood pressure was linked to 10.4m deaths.

Israel had the lowest rate of diet-related deaths, at 89 per 100,000 people, followed by France, Spain and Japan. The UK ranked 23rd, with 127 diet-related deaths per 100,000 and the US was 43rd with 171. Uzbekistan was last, with 892.

Prof Walter Willett from Harvard University, a co-author of the study, said that the findings were consistent with a recently published analysis of the benefits for cardiovascular health of replacing red meat with plant sources of protein.

“Adoption of diets emphasising soy foods, beans and other healthy plant sources of protein will have important benefits for both human and planetary health,” he said.

Tom Sanders, a professor emeritus of nutrition and dietetics at King’s College London, said the analysis put too much emphasis on individual components rather than the overall diet. “Obesity is a major driver for risk of type 2 diabetes as well as cancer and the health evidence for this relationship is strong. Obesity is caused by eating more food energy than required rather than specific dietary components such as sugar. The trend for populations to become increasingly sedentary is a major reason why there is an imbalance between energy intake and expenditure but increased availability of foods with a high energy density (more calories/gram) makes it too easy to overeat.”

Dr Christopher Murray, a director of the IHME and one of the authors, said: “This study affirms what many have thought for several years – that poor diet is responsible for more deaths than any other risk factor in the world.

“While sodium, sugar, and fat have been the focus of policy debates over the past two decades, our assessment suggests the leading dietary risk factors are high intake of sodium, or low intake of healthy foods, such as whole grains, fruit, nuts and seeds, and vegetables. The paper also highlights the need for comprehensive interventions to promote the production, distribution, and consumption of healthy foods across all nations.”


Bad diets killing more people globally than tobacco, study finds

Unhealthy diets are responsible for 11m preventable deaths globally per year, more even than smoking tobacco, according to a major study.

But the biggest problem is not the junk we eat but the nutritious food we don’t eat, say researchers, calling for a global shift in policy to promote vegetables, fruit, nuts and legumes.

While sugar and trans-fats are harmful, more deaths are caused by the absence of healthy foods in our diet, the study found.

The research is part of the Global Burden of Disease study by the Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME) in Seattle, published in the Lancet medical journal.

Heart attacks and strokes are the main diet-related causes of death, followed by cancers and type 2 diabetes, say researchers.

The study found that eating and drinking better could prevent one in five deaths around the world. Although diets vary from one country to another, eating too few fruits and vegetables and too much sodium (salt) accounted for half of all deaths and two-thirds of the years of disability attributable to diet.

“Our findings show that suboptimal diet is responsible for more deaths than any other risks globally, including tobacco smoking, highlighting the urgent need for improving human diet across nations,” they write.

Rather than trying to persuade people to cut down on sugar, salt and fat, which has been “the main focus of of diet policy debate in the past two decades”, it would be better to promote healthy options, they say.

“Generally in real life people do substitution. When they increase the consumption of something, they decrease the consumption of other things,” said Dr Ashkan Afshin of the IHME, the lead author.

Countries that have a mainly Mediterranean diet eat more fruit, vegetables, nuts and legumes, said Afshin, naming Lebanon, Israel and Iran among the better performers. “But no country has an optimal level of consumption of all the health foods. Even in countries that have a Mediterranean diet, the current intake of many other dietary factors is not optimal.”

The paper is the most comprehensive analysis on the health effects of diet ever conducted, says the IHME.

It looked at 15 different nutrients – some good for health and some not so good. The main risk factors were eating too much salt and too few whole grains, fruit, nuts and seeds, vegetables and omega-3 fatty acids from seafood. Other risk factors considered were consuming high levels of red and processed meat and sugary drinks, low milk consumption and low fibre.

Poor diets were responsible for 10.9m deaths, or 22% of all deaths among adults in 2017. Cardiovascular disease was the leading cause, followed by cancers and diabetes. Nearly half – 45% – were in people younger than 70.

Tobacco was associated with 8m deaths, and high blood pressure was linked to 10.4m deaths.

Israel had the lowest rate of diet-related deaths, at 89 per 100,000 people, followed by France, Spain and Japan. The UK ranked 23rd, with 127 diet-related deaths per 100,000 and the US was 43rd with 171. Uzbekistan was last, with 892.

Prof Walter Willett from Harvard University, a co-author of the study, said that the findings were consistent with a recently published analysis of the benefits for cardiovascular health of replacing red meat with plant sources of protein.

“Adoption of diets emphasising soy foods, beans and other healthy plant sources of protein will have important benefits for both human and planetary health,” he said.

Tom Sanders, a professor emeritus of nutrition and dietetics at King’s College London, said the analysis put too much emphasis on individual components rather than the overall diet. “Obesity is a major driver for risk of type 2 diabetes as well as cancer and the health evidence for this relationship is strong. Obesity is caused by eating more food energy than required rather than specific dietary components such as sugar. The trend for populations to become increasingly sedentary is a major reason why there is an imbalance between energy intake and expenditure but increased availability of foods with a high energy density (more calories/gram) makes it too easy to overeat.”

Dr Christopher Murray, a director of the IHME and one of the authors, said: “This study affirms what many have thought for several years – that poor diet is responsible for more deaths than any other risk factor in the world.

“While sodium, sugar, and fat have been the focus of policy debates over the past two decades, our assessment suggests the leading dietary risk factors are high intake of sodium, or low intake of healthy foods, such as whole grains, fruit, nuts and seeds, and vegetables. The paper also highlights the need for comprehensive interventions to promote the production, distribution, and consumption of healthy foods across all nations.”


Ver el vídeo: Cuencos Tibetanos. Equilibra los Planos Físico, Mental y Espiritual. Energía Cósmica. Om (Noviembre 2021).